Vorágine

Vorágine

Vorágine ha sido concebida por la necesidad de encontrar una línea de ropa que fuera capaz de adaptarse tanto a la calle de la gran ciudad como a un trabajo con vestimenta requerida. Por un lado, el concepto urbanita. Se han creado prendas cómodas, anchas en su gran parte pero con algún aspecto que destaque las características de la mujer. En unos casos se muestran las piernas y en otro se ajusta en la cintura. Las líneas generales de la colección son siluetas oversizes. Éstas están compuesta por por dos familias: trajes de chaqueta constituidos por chaqueta más falda o pantalón y vestidos. Cabe destacar en las prendas la verticalidad, la fuerza de la geometría en el patronaje utilizando el triángulo, la comodidad y flexibilidad. Los tejidos utilizados en la colección son texturas acordes a los concepto previo. La paleta cromática en la que nos movemos es una gama cálida otoñal donde podremos disfrutar del mostaza, gris y celeste. Estas versátiles prendas permiten tanto atravesar la ciudad en zapatillas de deporte, como ir a una “importante reunión” con stilettos. La idea final es perder las categorías de clases y homogeneizarlas.